Una funcionaria que también tiene muy claras las cosas y que está haciendo avanzar a su municipio -Cojutepeque- a estadios superiores en seguridad es la alcaldesa Guadalupe Serrano, del partido ARENA.

Sin especificar a quien hace su llamado, la funcionaria fue muy clara: “Aquellos que no se quieren sumar, aquellos que no quieren ver, aquellos que no quieren ayudar pues que nos dejen trabajar”, expresó la invitada del Presidente a Casa Abierta.

Cuando se formó el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC) pocos creyeron que era el camino que empezaría a solucionar uno de los problemas más graves de El Salvador. La opinión pública pedía mano dura y algunos sectores veían en esta instancia un consejo más para discutir sin actuar.

“Por primera vez en El Salvador logramos que la sociedad salvadoreña se una”, dijo el Presidente Salvador Sánchez Cerén el sábado en Casa Abierta, al detallar los sectores que trabajan unidos en el CNSCC para dar al país una perspectiva de futuro: una nación segura.

Recordó que en 2015 el Consejo diseñó un plan que llevará al país “hacia una cultura de paz”, con mayor tranquilidad, convivencia, que recatará a las comunidades, es el principal objetivo.

“Para que esas comunidades de puertas cerradas (por el miedo a la violencia) se conviertan en comunidades abiertas, en comunidades alegres, en donde se construye este país que nosotros queremos y que todos amamos”, dijo el estadista. 

Para el Presidente de la República la principal prioridad del Plan El Salvador Seguro es la prevención.

Esta, dijo el gobernante, es “el primer pilar”, aunque a nivel social se da más visibilidad a la persecución del delito y la labor heroica de la Policía y de los miembros de la Fuerza Armada, como parte de las medidas extraordinarias que han permitido dar duros golpes a los criminales y reducir estadísticas por años han estado en rojo, como la de homicidios.

La Policía Nacional Civil anunció que enero de 2017 cerró con 256 homicidios, un promedio de 8.3 diarios y 484 casos menos que en enero de 2016, cuando el promedio al día fue de 23.8. 

La cifra es reveladora, y aunque las estadísticas en este delito fluctúan, la tendencia a la baja continúa con fuerza.

En porcentaje, enero de 2017 presenta una baja del 65,4 respecto al mismo mes del año anterior. 

Hato Hasbún, el secretario de gobernabilidad de la presidencia y delegado especial del Presidente para la seguridad y convivencia ciudadana, es uno de los principales responsables del funcionamiento del CNSCC, que es apoyado decididamente por las Naciones Unidas.

Para el funcionario, una de las claves de los significativos avances que se están dando en materia de seguridad es la política de diálogo y concertación que desde el inicio de su mandato implementa el Presidente Salvador Sanchez Cerén.

 “El acuerdo sin solución no sirve”, dijo con mucha contundencia el secretario Hasbún al participar en Casa Abierta.

Una funcionaria que también tiene muy claras las cosas y que está haciendo avanzar a su municipio -Cojutepeque- a estadios superiores en seguridad es la alcaldesa Guadalupe Serrano, del partido ARENA.

Sin especificar a quien hace su llamado, la funcionaria fue muy clara: “Aquellos que no se quieren sumar, aquellos que no quieren ver, aquellos que no quieren ayudar pues que nos dejen trabajar”, expresó la invitada del Presidente a Casa Abierta.

Y no es para menos, Cojutepeque ha estado desde el principio implementando el Plan El Salvador Seguro y ahora es uno de los que con más intensidad realiza labores de prevención.

Jóvenes con Todo y Actívate por la Convivencia, este último el programa al que fue dedicado Casa Abierta, están cambiando los rostros de comunidades que tradicionalmente la población estigmatiza por los índices de violencia, por las fronteras imaginarias que imponen las pandillas contrarias y las advertencias a no entrar si no es residente del lugar.

Miguel Arévalo es alcalde de Soyapango, en esta ciudad -que tiene 474 años de fundada- se encuentran algunas de las colonias más estigmatizadas del país, como La Campanera.

En esta comunidad la gente honrada es la mayoría y tras las acciones de combate al delito, programas como Actívate comenzaron su intervención. Los jóvenes de La Campanera ahora practican deportes y están organizados en un huerto que les permitirá comercializar los frutos de la tierra, como rábanos y chiles; mientras que en una piscina de tilapias los peces pronto tendrán el tamaño adecuado para ser vendidos y disfrutados en la mesa de las familias salvadoreñas.

“Y esas fronteras, que yo vengo de La Campanera, que yo soy de la 22 de Abril, yo soy de El Matazano o de la 16 o de la Vía de Jesús, por poner las (colonias) más emblemáticas; esas fronteras del miedo desaparecen cuando se juntan intereses en común por salir adelante”, afirma el alcalde de Soyapango.

Durante Casa Abierta Jaime Villacorta, un joven de Zacatecoluca, fue el primero en intervenir.

“Como Zacatecoluca estamos muy agradecidos con este plan de Actívate porque hay comunidades que habían sido tachadas que no se podían visitar, una calle dividía una zona de la otra. Ahora tenemos niños que nos acompañan esta mañana, que son de la parte norte y de la parte sur del cantón El Espino Abajo”, narró.

 “Este programa nos ha unido, ha unido a la comunidad” y “aquí está su contribución, esa que se hace con las llamadas”, dijo Villacorta al pedir que el financiamiento a estos programas continúe. 

Mallumy Guillén forma parte de Actívate por la Convivencia. Ella es parte de los jóvenes que han integrado 41 comités que “buscan el empoderamiento de los jóvenes”.

En este marco realizan convivios familiares, realizan campañas de limpieza, así como talleres de sensibilización del medio ambiente y auto cuido.

“La contribución especial que cada uno del pueblo salvadoreño está haciendo está logrando (frutos), muestra de esto fue que el día jueves 19 de enero se hizo entrega de recursos en el centro juvenil de Mejicanos, en donde cada uno de los comités recibió estos recursos los cuales van a venir a reforzar el trabajo territorial”, detalló.

La joven de Mejicanos ha comprendido a cabalidad el espíritu de la prevención para construir una sociedad en verdadera paz social.

“La cultura de paz no solo la implementemos como un valor, sino como un estilo de vida ya que eso es lo que necesita nuestro país, de que lo hagamos algo personal, no como un valor que sea impuesto, sino que sea algo propio, algo personal”, dijo la joven organizada.

Mallumy expresó una frase que quedó en las mentes de muchos de los participantes de Casa Abierta: Yo también les digo a mis chicos, a mis jóvenes, de que “las pequeñas cosas hacen grandes cambios”.

Probablemente, como una “pequeña cosa” comenzó el llamado a la unidad de los sectores en el CNSCC y ahora esta visión está cambiando, crece la conciencia, crece la participación y seguramente, como dice Mallumy, pronto se lograrán “grandes cambios”, se avanzará aún más a ese El Salvador seguro que todas y todos anhelamos.

conversaciones de facebook