La inmovilización de cuentas bancarias y bienes se realizó debido al incumplimiento de sentencia del CIADI tras perder el laudo arbitral contra el Estado salvadoreño.

Las cuentas bancarias e inmuebles de la empresa minera Oceana Gold, antes Pacific Rim fueron inmovilizadas por el impago de las costas procesales al Estado de El Salvador, estimadas en $8 millones más intereses,  derivadas de un arbitraje internacional en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).

La inmovilización fue aplicada a nueve inmuebles ubicados en San Isidro, Cabañas, además de siete vehículos y una cuenta bancaria de un poco más de $198,900, asociada con la empresa.

Esta inmovilización es efectiva tras la aprobación del pleno de la Corte Suprema de Justicia a la solicitud de la Fiscalía General de la República (FGR) con base al laudo arbitral (sentencia) ganado por el Estado salvadoreño en octubre del año pasado.

El 14 de octubre de 2016, El Salvador ganó el laudo arbitral a la empresa Pacific Rim, quien había demandado al Estado salvadoreño por $248 millones, argumentando que se le habían vulnerado sus derechos comerciales al prohibirle la exploración y explotación minera en territorio nacional.

La empresa había sido condenada a pagar ocho millones de dólares, en octubre anterior, en concepto de costos procesales incurridos por el Estado salvadoreño desde que había iniciado el proceso. El CIADI también se pronunció para que la empresa minera pague además los intereses, por el impago de la sentencia.

conversaciones de facebook