Reconozca los síntomas y señales de este trastorno alimenticio, para ayudar a su ser querido. Estos trastornos suelen presentarse con mayor frecuencia durante la adolescencia o entrando a la edad adulta.
Escrito por Dr. Rafael López Urbina, pediatra

La bulimia, como otros trastornos alimenticios, puede estar relacionada con situaciones estresantes, sentir la necesidad de ser perfectos o estar «en control». Algunas personas pueden reaccionar a la manera en que su cuerpo cambia durante la pubertad. La sociedad y las imágenes de los medios también ponen mucha presión en las personas para ser delgadas.

Las personas que padecen bulimia ingieren mucha comida de una sola vez (atracón) y luego la vomitan o utilizan laxantes para sacar la comida del cuerpo (se conoce como purgar). Después de un atracón, una persona que tiene bulimia puede ayunar (no comer por un período de tiempo) o hacer ejercicio en exceso para no subir de peso.

Estas personas también pueden utilizar diuréticos, laxantes o píldoras de dieta para «controla» su peso. Con frecuencia intentan ocultar sus atracones y purgas. Ellos pueden ocultar la comida para los atracones. Las personas que tienen bulimia, por lo general, están cerca de su peso normal, pero su peso puede variar.

Señales y síntomas:

  • Sacar a escondidas los alimentos
  • Esconder los recipientes vacíos de comida
  • Omitir las comidas o comer solo pequeñas porciones
  • Evitar comer con otras personas
  • Vomitar después de comer
  • Tomar diuréticos o laxantes
  • Ayunar (no comer por un tiempo)
  • Hacer ejercicio en exceso

Riesgos de salud por la bulimia:

  • Aumento de peso
  • Problemas estomacales
  • Problemas cardíacos
  • Problemas renales
  • Problemas dentales
  • Muerte, en casos graves

Si su hijo adolescente u otro ser querido presenta estos comportamientos, es importante que programen un tiempo para hablar e inicie la conversación de manera afectuosa y amable. Evite las acusaciones o juicios, pero sea persistente al expresar sus inquietudes. Utilice enunciados que incluyan «yo» (por ejemplo, «me preocupo por ti»). Evite los enunciados «tú» (por ejemplo, «estás sacando los alimentos a escondidas»).

Generalmente, lo que ayuda es solo hacerle saber que usted está allí para ayudarlo y apoyarlo. Es importante también buscar ayuda de un profesional. Tome en cuenta que su en la adolescencia se enfrentan muchos cambios y presiones sociales. Su papel principal puede ser el de escuchar.

Tomado de Vida, Familia y Salud.

conversaciones de facebook