Este fenómeno ocurrió también en octubre de 2006, septiembre de 2012, septiembre de 2015, agosto de 2016 y, este año, también en agosto.

La coloración turquesa en el lago de Coatepeque comenzó a hacerse visible este año desde junio, pero no con la intensidad que se observó a finales de agosto, con la estación lluviosa bien definida.

Ante este hecho, el pasado 28 de agosto autoridades de Medio Ambiente realizaron un análisis físico-químico de las muestras tomadas en el lago, para determinar qué causa la coloración turquesa en el agua.

Los análisis realizados por los expertos a partir de las muestras descartan que el color turquesa en el lago sea causado por cianobacterias (organismos responsables de la fotosíntesis oxigénica, proceso mediante el cual las plantas producen sus propios alimentos a partir del agua, dióxido de carbono y la luz solar).

Los estudios confirman la presencia de estos organismos en el agua, pero con diferente concentración en los distintos puntos de muestra; al relacionar la concentración con la coloración generalizada, los expertos concluyen que las cianobacterias no son las causantes.

Asimismo, se encontró una masa de agua a una temperatura de 28°C, cuando lo normal es de 5.4°C. El pH ha disminuido respecto a 2016, pasando de 9.3 a 7.5 desde los 20 m de profundidad hasta la superficie.

Ante esta situación, las autoridades recomiendan a la población abstenerse de bañarse en el lago, pues pude causar problemas en la piel a personas con sensibilidad. También se advierte a la población no ingerir el agua del lago, de forma directa, sin tratamiento previo.

La próxima semana los expertos del Ministerio de Medio Ambiente darán seguimiento a este fenómeno.

conversaciones de facebook