El baile y la música son consustanciales a la idiosincrasia del cubano, por eso no resulta extraño que el Carnaval Infantil que se realiza en La Habana, Cuba sea una fiesta en la que los niños expresan sus sueños y los padres sus ilusiones.

Amparo Valencia, una habanera de 38 años, se mueve inquieta en un palco del Malecón habanero por donde deben desfilar este fin de semana una veintena de comparsas y 12 carrozas que conforman el tradicional Carnaval Infantil, una actividad que cada año cierra los carnavales.

«Por ahí vienen», dice Amparo, y señala con el brazo derecho hacia una colorida carroza donde bailan su hija de 11 años y una sobrina de 10, quienes conforman el elenco de un espectáculo cuya figura central es la famosa salsera cubana Haila María Monpié, quien para la ocasión interpreta movidas canciones infantiles.

Muchas de las comparsas tradicionales de la isla, como «El Alacrán», «Los Guaracheros de Regla» o «Los Componedores de Batea», tienen una «sucursal» infantil que en el desfile de los pequeños utiliza los mismos símbolos, ritmos musicales y coreografías de la versión «adulta».

Tomado de Xinhua.

conversaciones de facebook