El proyecto se ejecutó en cuatro playas del país Dorada (Sonsonate), Maculiz (La Unión), Amatal y San Blas (La Libertad), durante un periodo de nueve meses, de agosto de 2016 a abril de este año.

La incubación de 89,730 huevos de tortura marina, el fomento de buenas prácticas ambientales para el manejo de desechos sólidos, el desarrollo de cuatro emprendimientos y la entrega de kits de limpieza a centros escolares son algunos de los logros del proyecto sobre conservación de tortugas marinas clausurado por el Fondo de la Iniciativa para las Américas (FIAES) y la Fundación Zoológica de El Salvador (Funzel).

«Qué bonito es celebrar la concurrencia de varios esfuerzos: locales, institucionales, individuales. La generosidad de alguna gente, la persistencia de las comunidades, la participación del ministerio, ese es el concierto que debemos de conjugar», expresó el viceministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y presidente del FIAES, Ángel Ibarra, durante el acto de clausura en Playa San Blas.

Durante su intervención, Ibarra también se dirigió a estudiantes de centros escolares aledaños presentes y los exhortó a preocuparse por su comunidad y hacer cosas distintas para mejorarla.  Además, destacó la labor de estudiantes de la carrera de Diseño de la Universidad Francisco Gavidia que colaboraron en la elaboración de un mural de 90 metros en la playa San Blas, donde se realizó el evento de clausura.

En el evento de cierre también estuvieron presentes representantes de ACOTOMSAB, FUNZEL, FIAES y colaboradores de su programa Quelonia. Al finalizar las autoridades realizaron un recorrido por el Museo Interpretativo de Especies Marinas, equipado por el proyecto y construido con apoyo de Fondepro- Ministerio de Economía.

conversaciones de facebook