En el marco del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, los gobiernos de El Salvador y Estados Unidos suscribieron hoy enmiendas a los Acuerdos de Donación Bilateral provenientes del programa de cooperación de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), por un monto de 97.9 millones de dólares.

Las enmiendas fueron firmadas por el ministro de relaciones exteriores, Hugo Martínez, la embajadora de Estados Unidos en el país, Jean E. Manes, y el director de USAID, Larry Sacks.

El presupuesto de 97.9 millones de dólares para el año fiscal 2016 representa un aumento del 52.8 por ciento comparado con el año 2015 que fue de $64 millones.

Los nuevos fondos se distribuyen de la siguiente manera: $29.3 millones para actividades de crecimiento económico y $68.6 millones para proyectos de democracia y gobernabilidad. 

USAID canaliza estos recursos a través de distintos mecanismos de implementación a cargo de organismos no gubernamentales.

“Este apoyo está alineado con las metas de la Alianza para la Prosperidad en los municipios priorizados bajo el Plan El Salvador Seguro, complementando las inversiones del Gobierno de El Salvador a través de nuestros proyectos”, afirmó la embajadora Manes. 

“La razón por la que recibimos fondos adicionales fue precisamente para atacar de raíz las causas de la migración irregular: inseguridad, falta de oportunidades económicas y educativas, desintegración familiar, entre otras”, agregó la diplomática.

Por su parte, el ministro de relaciones exteriores, Hugo Martínez,  expresó que “dichos recursos son una muestra de que El Salvador ha cumplido con los compromisos asumidos con Estados Unidos en el marco del Plan de la Alianza para la Prosperidad, y que nos ha valido para la certificación y desembolso de los mismos”.

El Gobierno de Estados Unidos, a través de USAID, seguirá contribuyendo a fortalecer el Estado de derecho y el cumplimiento de los derechos humanos, asimismo, continuará fomentando la transparencia en el uso de los recursos públicos y apoyando El Plan El Salvador Seguro y la Estrategia Nacional de Prevención de la Violencia, que incluyen la expansión de esfuerzos de prevención a escala municipal. 

De igual forma, seguirá contribuyendo en la provisión de oportunidades educativas y de formación laboral para miles de jóvenes salvadoreños, además de colaborar en el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas.

conversaciones de facebook