El monto del convenio asciende a $344,091 con los cuales se construirán y rehabilitarán aulas, cocina bodega, cerca perimetral, servicios sanitarios; se instalarán portones, equipo de bombeo,entre otras. Además se harán obras de abastecimiento de agua potable en el Cantón Palo Verde, en Apaneca, Ahuachapán.

Más de mil 600 estudiantes de cuatro centros educativos de Ahuachapán, Usulután, San Vicente y Chalatenango se beneficiarán con la firma del convenio de cooperación para «Proyectos de educación y agua potable», firmado entre el Ministerio de Educación (MINED) y la Embajada de Japón.

El monto del convenio asciende a $344,091 con los cuales se construirán y rehabilitarán aulas, cocina bodega, cerca perimetral, servicios sanitarios; se instalarán portones, equipo de bombeo,entre otras. Además se harán obras de abastecimiento de agua potable en el Cantón Palo Verde, en Apaneca, Ahuachapán.

El embajador de Japón, Masataka Tarahara, espera que esta «inversión contribuya a la mejora de las condiciones de vida de más de tres mil 400 personas. El mejoramiento del ambiente educativo y el acceso al agua potable son imprescindibles para realizar el desarrollo sin que nadie se quede rezagado, por ello me siento complacido de poder hacer esta firma de convenio». 

Las instituciones beneficiadas son: C.E. Hacienda Las Delicias, Jujutla, Ahuachapán ($91,908); C.E. Cantón San Antonio, El Triunfo, Usulután ($72,990); I.N. de Apastepeque, San Vicente ($98,000) y el C.E. Caserío El Tronconal, Santa Rita, Chalatenango ($81,193).  

Por su parte, la viceministra de ciencia y tecnología, Erlinda Hándal, agradeció al Gobierno de Japón por su acompañamiento en el crecimiento de El Salvador, específicamente en su intervención en educación.

«Una vez más estamos recibiendo el beneficio de la generosidad del pueblo japonés para con el pueblo salvadoreño, que va a beneficiar en primera instancia a mil 667 estudiantes, pero estos son los primeros usuarios de estos beneficios porque de ahí en adelante una cantidad semejante de estudiantes serán beneficiadas con las instalaciones que van a quedar por siempre», manifestó la viceministra Hándal.

Esta acción forma parte del Programa de Asistencia No Reembolsable para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana (APCS), programa de cooperación bajo el cual el Gobierno de Japón apoya proyectos de infraestructura para el desarrollo local presentados por organizaciones comunitarias o gobiernos locales.

En El Salvador APCS trabaja desde 1991 en área de educación, salud, agua potable y otros temas importantes para el desarrollo regional, totalizando 384 proyectos con una inversión aproximada de $32, 557,265.

conversaciones de facebook