Las autoridades atribuyen estas cifras a las acciones implementadas a través de las medidas extraordinarias, con lo cual se ha logrado además disminuir los crímenes que eran ordenados desde estos espacios.

El director general de Centros Penales, Orlando Molina, afirmó que con la implementación de las medidas extraordinarias en los centros de internamiento se ha logrado reducir en más de un 90% la introducción de ilícitos a las cárceles.

Asimismo, dijo que se han obtenido buenos resultados a través del control de las compañías de telefonía en el país y adelantó que se está haciendo un estudio para la instalación de equipos de bloqueo, tal como lo establece la ley.

«Hace dos años atrás cada vez que nosotros hacíamos una requisa siempre encontrábamos teléfonos, grandes cantidades de droga, cantidad de objetos punzantes y cosas de esas que son armas muy letales, en el interior de los penales; sin embargo, puedo asegurarle que hoy hemos disminuido, continuamos haciendo requisas y no estamos encontrando prácticamente nada», aseguró Molina. Las requisas se realizan a diario y se hacen en todos los penales.

Además, dijo que con la implementación de las medidas extraordinarias se están abriendo más espacios para minimizar el hacinamiento, ya que se han construido tres nuevas granjas penitenciarias: una en Izalco, la otra en Zacatecoluca y, próximamente, estará terminada la de Santa Ana.

«Vamos a albergar a 10,000 privados de libertad solo en estos tres últimos centros y en las granjas penitenciaria que vamos a construir se estarán albergando alrededor de 4,000 personas, solo ahí estamos hablando de 14,000 personas que se trasladarán a estos nuevos espacios. En el penal la Esperanza, en Mariona, se está construyendo otro espacio donde se recluirán unos 3,000 y también se continuará construyendo en el mismo penal de Izalco. Además, el esfuerzo de los brazaletes que ya va en camino. Nosotros esperamos que entre un año y medio tenemos que estar sacando alrededor de unos 18,000 privados de libertad para ser trasladado a otros espacios», indicó el director.

Agregó que se están confeccionando uniformes que identificarán a los reos con el grado de peligrosidad que representan. La implementación del uso de los brazaletes representa una alternativa para la privación de libertad, pero esa medida será dictaminada por un juez, el beneficio será dirigido en un primer momento a unos 2,000 convictos.

Tomado de Transparencia Activa.

conversaciones de facebook