El préstamo consta de $30 millones, que serían destinados para la construcción de tres sedes más del programa Ciudad Mujer; para ello, el préstamo debe ser ratificados por el Congreso salvadoreño.

La secretaria de inclusión social, Vanda Pignato, solicitó ayer a los diputados y diputadas del Parlamento Centroamericano (PARLACEN) emitir un pronunciamiento recomendatorio a la Asamblea Legislativa de El Salvador para la pronta ratificación de un préstamo de $30 millones.

Los fondos serían destinados al programa Ciudad Mujer, para la construcción de tres nuevas sedes; y para el fortalecimiento, funcionamiento e infraestructura de las seis sedes que actualmente operan en el territorio salvadoreño, y que a la fecha han brindado más de 4 millones de servicios, no solo a mujeres salvadoreñas, sino también a hondureñas, nicaragüenses y guatemaltecas.

La funcionaria salvadoreña acudió a la sede del PARLACEN en atención a una invitación que le hiciera ese organismo regional para exponer las bondades que un programa como Ciudad Mujer traería a todos los países miembros si en cada uno de ellos se implementara dicho modelo de atención integral exclusivo para las mujeres. 

«En El Salvador ya tenemos seis sedes y queremos construir tres más en los departamentos de Sonsonate, Chalatenango y La Unión, por ello pido a ustedes que emitan un pronunciamiento a los diputados y las diputadas de la Asamblea Legislativa de mi país, para el desbloqueo del préstamo de 30 millones de dólares que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha otorgado al Gobierno de El Salvador para la ampliación del programa Ciudad Mujer», aseveró la secretaria. 

«Cualquier persona que en verdad conozca y tenga un compromiso real con la garantía, protección y promoción de los derechos humanos de las mujeres, puede ver que Ciudad Mujer es un valioso mecanismo en la ruta a la construcción de la igualdad sustantiva a través del fortalecimiento de las tres autonomías vitales –física, económica y la toma de decisiones–, con las cuales buscamos obtener el empoderamiento vital de las mujeres para el goce de sus derechos», afirmó la Pignato. 

La funcionaria dijo estar convencida de que, por los resultados alcanzados, Ciudad Mujer debe «adoptarse como una política regional de prevención y erradicación de la discriminación y violencia que sufren las mujeres en razón de su género», al ser este un problema común en el istmo centroamericano. 

Por lo mismo, apuntó, no comprender el bloqueo al préstamo para la segunda fase de Ciudad Mujer en la Asamblea Legislativa de El Salvador, y solicitó al PARLACEN la recomendación antes mencionada.

Por su parte, diputados y diputadas de Honduras y República Dominicana manifestaron en el pleno su beneplácito porque sus respectivos países ya adoptaron el modelo salvadoreño de Ciudad Mujer y están ofreciendo una atención integral y de calidad a la población femenina. 

El bloque de mujeres del Parlamento Centroamericano expresó en el pleno su apoyo para el fortalecimiento de políticas públicas con enfoque de género en toda la región, como el programa Ciudad Mujer. 

Al respecto las diputadas salvadoreñas del FMLN representadas en el PARLACEN hicieron un llamado a las legisladoras y legisladores del partido ARENA, para que piensen en el bienestar de las próximas generaciones y transmitan este mensaje a sus colegas del congreso salvadoreño. 

«Les insto a los diputados y diputadas de la oposición a que no se politicen los programas con rostro de mujer; aquellas iniciativas que llevan beneficios y oportunidades para las niñas, las mujeres y sus familias deben mantenerse y fortalecerse», objetó la vicepresidenta del PARLACEN, la diputada del FMLN, Mirtala López Mejía.

conversaciones de facebook