El proyecto se articuló en dos aristas fundamentales: por un lado, se desarrolló el sentido de la aprehensión cultural identitaria, y, por el otro, la contribución del pasado en el presente, para transformar las condiciones sociales de los portadores del legado patrimonial del territorio que actualmente llamamos El Salvador, explicó la arqueóloga.

“Practicando una arqueología inclusiva: Ejecución de un proyecto de economía solidaria inspirada en diseños de cerámica prehispánica”, a cargo de la arqueóloga Sofía Albayero, es el tema de la Jornada Permanente de Arqueología que se realizará el próximo jueves 7 de septiembre, a las 2 de la tarde, en el auditorio del Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán. La entrada es gratis.

Con esta ponencia “se pretende socializar el Proyecto Taller de Capacitación para el Fortalecimiento del Emprendedurismo Sostenible e Inclusivo del Colectivo Shicali a través del Rediseño del Arte Prehispánico en Cerámica”, dijo Albayero.

Al respecto del tema, la arqueóloga Miriam Méndez, del Departamento de Arqueología, el cual organiza las jornadas,  dijo que ”por medio del trabajo enfocado a la arqueología pública, no solo se logra sensibilizar a la población en cuanto a la valoración, protección, apropiación, difusión, divulgación y conservación del patrimonio arqueológico, sino que además se consigue tener un mejor conocimiento de nuestra historia”.

Según Méndez,  la historia “puede ser retomada en un proceso de revitalización del patrimonio que, al tiempo que la fortalece a partir de su uso en proyectos concretos de turismo y emprendedurismo, contribuye al desarrollo de la población al generar nuevas fuentes de empleo utilizando los potenciales culturales y humanos”.

El Proyecto Taller es un esfuerzo conjunto entre la Fundación Tlaolli para la Investigación Social Multidisciplinaria y la Asociación Cooperativa del Grupo Independiente Pro Rehabilitación Integral (ACOGIPRI), conocidos como Shicali Cerámica, a quienes se les ha capacitado en elaboración de una nueva línea de productos con rediseños inspirados en motivos de la cerámica prehispánica.

El proyecto se articuló en dos aristas fundamentales: por un lado, se desarrolló el sentido de la aprehensión cultural identitaria, y, por el otro, la contribución del pasado en el presente, para transformar las condiciones sociales de los portadores del legado patrimonial del territorio que actualmente llamamos El Salvador, explicó la arqueóloga.

conversaciones de facebook