El Salvador, ha salido -en tiempos difíciles- de una trampa del crecimiento económico, y ha logrado un crecimiento sostenido del 2.4%, dinamizando diversas actividades económicas, incluyendo los micro y pequeños empresarios, que han generado más de $20 millones en ventas. La inversión extranjera directa ha sido de más de $1,300 millones, como muestra de la confianza en nuestro país, en nuestra gente.
Por Franklin Selva, Columnista de Avances

Los sectores productivos que más han crecido son: La agricultura, que beneficia a los productores que garantizan nuestros alimentos; la industria manufacturera, y la construcción. Este último sector es una muestra de la confianza que hay en los indicadores económicos del país. Nadie invierte en un país en el que no confía. La inversión privada ha sido de más de $3,000 millones.

El sector productivo es una apuesta de este gobierno, solo para la renovación de nuestro parque cafetalero se han entregado más de 33 millones de plantas de café, y la cosecha de granos básicos fue 25% mayor que en 2015.

Más allá de las amenazas que existían cuando se propuso el incremento al salario mínimo, que ha beneficiado a más de 237,000 trabajadores y trabajadoras, particularmente de los sectores comercio y servicios, industria y maquila textil. Gracias a todos esos esfuerzos, se ha logrado reducir el costo de la canasta básica en $2.3 y$6.8 en lo urbano y rural, respectivamente.

Pese a la falta de acuerdos políticos con el principal partido de oposición, que ha sobrepuesto sus intereses electorales a los intereses de país, este gobierno ha sabido sortear las dificultades para garantizar los subsidios a más de 780,000 hogares para energía eléctrica, 677,000 cuentan con subsidio al agua potable y más de un millón son beneficiarios del subsidio al gas propano. El país avanza y lo confirman las más de 382 obras de infraestructura vial por más de $238millones, 22 cárcavas que dejaron de ser amenaza para miles de familias, y puentes que unen comunidades. El riesgo país ha mejorado gradualmente.

Nuestro país es nuestro orgullo, ha recibido a más de 2 millones de turistas que han generado más de $1,200 millones en concepto de gastos turísticos, y cada día nos visitan más cruceros, más vuelos llenos de ilusión por conocernos. Si ellos creen en nuestro país, ¿por qué dejar de hacerlo nosotros? Como dice la marca país, que es un esfuerzo por construir una plataforma integral, “El Salvador, grande como su gente”

conversaciones de facebook