Según la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), los costos logísticos tienen una incidencia cada vez más grande en la competitividad de los países.

Por ministro de economía, Tharsis Salomón López


De igual manera, la movilidad interna de personas también tiene incidencia en la productividad de los negocios debido al mayor tiempo que deben destinar los trabajadores para trasladarse a los centros productivos, al incremento del tiempo de entrega de bienes y servicios, al volumen de los accidentes de tráfico y a los altos costos de mantenimiento de los servicios de transporte, tanto de bienes como de personas.

Con plena conciencia de esta realidad, el gobierno de El Salvador presentó la semana anterior la Política Integrada de Movilidad y Logística (PIML), un esfuerzo liderado por el Ministerio de Obras Públicas y cuya elaboración contiene un amplio proceso de consulta con instituciones públicas, el sector privado, la academia y expertos nacionales e internacionales como BID, SIECA, PNUD y CEPAL.

El objetivo de esta política es mejorar la calidad y eficiencia en la movilidad para contribuir a elevar la productividad de la economía, a generar mayor valor agregado a la producción, a mejorar la calidad y el número de empleos y a crear un entorno que dinamice la inversión pública y privada. Todo esto, con el fin de acelerar el crecimiento económico y el desarrollo social, lo mismo que la competitividad de la economía salvadoreña en su dimensión nacional, regional y mundial.

En su presentación, el presidente, Salvador Sánchez Cerén, destacó que con esta iniciativa nuestro país se pone a la vanguardia en materia de políticas públicas orientadas a hacer más eficientes las cadenas de abastecimiento de bienes y servicios y a facilitar el intercambio comercial.

La PIML contribuirá con los esfuerzos que desde el Ministerio de Economía estamos impulsando por facilitar el comercio internacional y profundizar la integración económica en Centroamérica, como también la Unión Aduanera.

La facilitación del comercio se refiere a toda acción que simplifica los procedimientos operacionales y reduce o elimina los costos de transacción que afectan o impiden los intercambios o movimientos económicos internacionales. Por ello, una movilidad ágil y una logística eficiente son piezas clave para el logro de este propósito.

En nuestro país la mayoría del comercio regional se realiza por vías terrestres, modalidad de transporte con altos costos, como resultado de infraestructuras logísticas deficientes, problemas de facilitación y coordinación con países de tránsito, altos costos de seguridad, entre otros factores. Según datos reportados por el Banco Mundial, se estima que en Centroamérica el costo de transportar una tonelada es de $0.17 por kilómetro recorrido. Por su parte el BID (2016) señala que la carga en esta región se mueve a 15 kilómetros por hora, cuatro veces más despacio que la media mundial.

La PIML y la Unión Aduanera con Honduras y Guatemala suponen, para nuestro país, unas apuestas ganadoras para estimular el crecimiento sostenible de la economía, teniendo como uno de sus motores principales el comercio internacional. Mejorar la infraestructura de los puestos fronterizos, modernizar los sistemas informáticos para agilizar los trámites en frontera, disponer de una red vial segura y bien articulada con otras infraestructuras y modos de transporte son solo algunos de los retos que tenemos por delante.

Los sectores productivos podrán insertarse competitivamente en los mercados internacionales, sea por medio del abaratamiento de sus importaciones de materias primas o bienes intermedios o por el abaratamiento de sus costos de exportación, logrando que sus productos lleguen a precios más competitivos a los mercados.

Desde el Ministerio de Economía vemos con entusiasmo la implementación de la PIML y estamos comprometidos con acciones y políticas públicas que la complementen en beneficio de las empresas y sus trabajadores.

Unámonos para crecer.

conversaciones de facebook