Contribuyendo con los esfuerzos por una justicia en materia de los derechos de los consumidores, los Acuerdos de Paz (1992) hicieron posible, entre otros grandes temas de nación, que El Salvador se convirtiera en el primer país cuya legislación de protección al consumidor es resultado de un acuerdo político que le puso fin a un conflicto armado interno.
Por Franklin Selva*, Columnista de AvancES

Así, los Acuerdos de Paz incluyeron en el Capítulo V del Tema Económico Social, numeral 6, las medidas para aliviar el costo social de los programas de ajuste estructural que se implementaban en aquel entonces.

En 1992, la Asamblea Legislativa aprobó de forma unánime la primera Ley de Protección al Consumidor de El Salvador.

Tras 20 años de gobiernos de derecha, en los que no se habían reivindicado significativamente los derechos de las personas consumidoras, en 2009 se marca una nueva página en la historia política de nuestro país, con el primer gobierno de izquierda.

En este escenario, la Defensoría emprende el reto de fortalecer la institucionalidad de protección y defensa de los derechos de las personas consumidoras, implementando el fortalecimiento de la capacidad institucional, y comprometiéndose a solucionar los reclamos de los consumidores.

De tal forma que, en 2015, el Presidente Salvador Sánchez Cerén aprobó el nuevo Reglamento de la Ley de Protección al Consumidor, garantizando una regulación coherente y una adecuada aplicación de la ley reformada.

Entre muchas acciones importantes, recientemente, en un gesto de reivindicación de los derechos de los consumidores, la Defensoría del Consumidor logró que el banco Davivienda reintegre a 203 personas consumidoras la suma de $451,357.78, además de pagar una multa de $453,099.60, debido a infracciones a la Ley de Protección al Consumidor. La razón: cobrar comisiones o cargos por pagos anticipados en los créditos.

Sin embargo, los esfuerzos van más allá de las sanciones. La realización periódica de estudios de inocuidad, para crear la cultura de consumidores informados ha sido exitosa, y ha permitido que como consumidores tengamos conocimiento de la garantía que un alimento no causará daño y que, además, está preparado de acuerdo a las características nutricionales que se anuncian y que garantizan la calidad de los mismos.

Como dato, entre enero y diciembre de 2016, la Defensoría atendió más de 12 mil denuncias, de las cuales, la mayoría fueron por cobros y cargos indebidos. En el mismo periodo, se recuperaron más de $5 millones en favor de los consumidores.

Los sectores más atendidos en cuanto a asesorías son las telecomunicaciones, con un 22.41%, los servicios financieros, que incluyen todos los servicios relacionados, como tarjetas de crédito y préstamos, con un 19.55%, y las denuncias por servicio de agua potable con 15.24%.

La Defensoría del Consumidor está haciendo todos los esfuerzos para hacer cumplir la ley y exigir el respeto a los consumidores.

Por decreto legislativo desde 1993, y por declaración de la Organización de las Naciones Unidas, cada 15 de marzo se celebra tanto en El Salvador como a nivel mundial el Día de los Derechos de las Personas Consumidoras, y en el marco de la fecha en mención, la Defensoría ha puesto a disposición de la ciudadanía el Perfil de la Persona Consumidora, el cual es un valioso documento que plasma las características centrales de las personas consumidoras en cuanto a los ingresos que destinan en la adquisición de bienes y servicios, de todo tipo.

Es un instrumento técnico que es elaborado en conjunto con la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC), en el marco del funcionamiento del Sistema Nacional de Protección al Consumidor tiene como instrumento técnico de base la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples (EHPM) 2015.

En el cumplimiento de la búsqueda de la defensa de los derechos de los consumidores, resulta fundamental conocer diferentes aspectos de la dinámica económica y social de consumo.

Construir una sociedad justa implica mucho más que tener leyes y reglamentos, implica la necesidad de tener funcionarios que estén dispuestos a hacer frente a quienes trasgreden los derechos de los consumidores, incluyendo las poderosas transnacionales, además de apostarle a la prevención de los hechos, es decir, tener consumidores informados, y fomentar la cultura de la exigencia de nuestros derechos.

*Sobre el autor: Administrador de empresas, comunicador, experto en opinión pública, guitarrista y soñador por la construcción de un mejor El Salvador.

conversaciones de facebook