La campaña Soy Paz y la declaratoria de 2017 como año de la promoción de la cultura de paz son algunas iniciativas gubernamentales para mantener vivo el legado de la firma de los Acuerdos de Paz, a la cual se suma una iniciativa para crear un museo de memoria histórica con apoyo internacional.

Funcionarios de gobierno destacaron durante el programa Casa Abierta –en el cual Presidente Salvador Sánchez Cerén se reunió este sábado con jóvenes de la generación de la paz– las iniciativas que el Ejecutivo ha impulsado en el marco del 25 aniversario de los Acuerdos de Paz para mantener vivo el legado de ese hecho histórico para las futuras generaciones.

“[La paz] es un proceso vivo donde participamos de la manera más consciente para fortalecer estos logros que nos dejaron los Acuerdos de Paz”, aseguró la secretaria de cultura, Silvia Elena Regalado.

La funcionario destacó la participación de la entidad que dirige, en colaboración con otras instituciones, en la campaña Soy Paz, que llevó copias del acta de los acuerdos a los 262 municipios del país, brindando la oportunidad a la población para que los conociera y los refrendara con su firma.

“Atendiendo a las indicaciones del Presidente Salvador Sánchez Cerén formamos parte de la campaña Soy Paz e iniciamos con la recolección de firmas en los diferentes municipios, de la mano con la Secretaría de Participación Ciudadana y el INNUVE; a través de 160 casas de cultura y convivencia, con gran participación de jóvenes”, detalló la  secretaria.

La campaña Soy Paz recolectó durante seis semanas más de 60 mil firmas de salvadoreñas y salvadoreños que refrendaron su compromiso con la paz. Los libros con las firmas fueron entregados al Presidente Sánchez Cerén durante la ceremonia oficial del 25 aniversario de los Acuerdos de Paz, el pasado 16 de enero.

Por su parte, el canciller de la República, Hugo Martínez, hizo referencia a la declaratoria de 2017 como Año de la Promoción de la Cultura de Paz por parte de la Asamblea Legislativa, a iniciativa del Gobierno y con el respaldo de los firmantes de los Acuerdos de Paz.

“Pedirle a la Asamblea Legislativa declarar el 2017 como Año de la Promoción de la Cultura de Paz fue precisamente para darle ese sentido de proceso a la conmemoración que nos permita, por ejemplo, ir a los centros escolares, ir a las comunidades para que nuestros firmantes expliquen lo que sucedió, lo que realmente sucedió”, dijo el canciller.

“La idea es seguir con estas actividades durante todo el año y tratar de  que cada uno de nosotros sea, como dijo San Juan Pablo II, un artesano de la paz”, añadió.

Añadió que la promoción del legado de los Acuerdos de Paz abonará también para fortalecer el nuevo proceso de diálogo convocado por el Presidente Sánchez Cerén para alcanzar una nueva generación de acuerdos nacionales.

“El principal desafío que teníamos en los años 80 y en el momento que se firmó el Acuerdo de Paz, era el conflicto armado, la exclusión, la persecución política, la represión; ahora tenemos otros desafíos y es necesario que así como nos unimos en 1992, nos unamos nuevamente todos los salvadoreños y salvadoreñas para lograr esa segunda generación de acuerdos de paz”, expresó.

Por su parte, el representante residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Christian Salazar –invitado especial en esta edición de Casa Abierta– coincidió en la necesidad de hacer un mayor esfuerzo en la promoción del legado de los Acuerdos de Paz.

“En la historia todo se puede repetir, entonces una de las garantías muy importantes de los derechos de la víctimas del conflicto, por ejemplo, es la no repetición y eso requiere que los jóvenes sepan qué pasó para que pueda actuar y que no vuelva  a pasar”, dijo.

En ese sentido, informó que se encuentran coordinando junto al canciller la creación de un museo de la memoria histórica y de la paz, para lo cual se iniciará un amplio proceso de consulta con todos los sectores del país.

“Este museo va a tener unas características muy especiales, por una parte va a ser un museo para todas la víctimas de todos los bandos del conflicto armado, una dignificación de todas las víctimas, pero por otra parte no va a ser un museo tradicional sobre el pasado, va a ser un laboratorio creativo para las juventudes de hoy, para que, al concientizarse sobre lo que pasó, puedan desarrollar esta creatividad, estas soluciones para que el pasado no vuelva a ocurrir”, detalló el representante residente del PNUD.

 

 

San Salvador, 21 de enero de 2017.

conversaciones de facebook