Con estudios de teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, fue ordenado sacerdote a los 24 años. El 3 de febrero de 1977, por disposición del papa Pablo VI, asumió como arzobispo de San Salvador, apostolado en el que adoptó el lema “Sentir con la Iglesia” convirtiéndose en una luz en medio de los años convulsos que fueron la antesala de una guerra que duró hasta 1992.

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, expresó hoy su fe en Dios por la pronta canonización del obispo mártir salvadoreño y beato de la Iglesia católica, Óscar Arnulfo Romero, asesinado el 24 de marzo de 1980 siendo arzobispo de San Salvador y mientras oficiaba una misa.

"Estamos seguros, tenemos la fe puesta en Dios que ese proceso va a culminar y que culmine antes de la fecha del centenario y que podamos acá ElSalvador ser también testigos -no solo de la beatificación que fuimos testigos- sino también de su canonización",  expresó el jefe de Estado al iniciar su programa Casa Abierta.

En ese marco, también afirmó su confianza en la posibilidad de que el papa Francisco pueda visitar El Salvador para canonizar a monseñor Romero y traslade a la nación su mensaje de paz y esperanza, que en cada intervención envía a la humanidad.

Romero fue beatificado el 23 de mayo de 2015 por el cardenal Angelo Amato, delegado del papa Francisco, pontificado en el que el que la causa de santificación del mártir salvadoreño logró avanzar, tras años de estar bloqueada en la Santa Sede.

Recientemente, el nuncio apostólico, Léon Kalenga, anunció que la Conferencia Episcopal de El Salvador ha sido invitada a visitar el Vaticano en el marco de un nuevo impulso del proceso que elevaría a Romero a la máxima categoría de la Iglesia Católica: la de santo.

El Presidente Sánchez Cerén se sumará a esta delegación a través de una carta dirigida al papa Francisco, revalidando sus esperanzas porque Romero sea elevado a los altares.

El próximo 15 de agosto Romero, originario de Ciudad Barrios, un pueblito del oriente de El Salvador,  cumpliría 100 años.

Con estudios de teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, fue ordenado sacerdote a los 24 años. El 3 de febrero de 1977, por disposición del papa Pablo VI, asumió como arzobispo de San Salvador, apostolado en el que adoptó el lema “Sentir con la Iglesia” convirtiéndose en una luz en medio de los años convulsos que fueron la antesala de una guerra que duró hasta 1992.

conversaciones de facebook