El funcionario estadounidense reconoció los avances en materia de seguridad registrados en el país bajo la administración del presidente Sánchez Cerén. El encuentro fortalece los mecanismos de cooperación entre ambas naciones para hacer frente al crimen organizado transnacional.

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, se reunió esta tarde en Casa Presidencial (CAPRES) con el Fiscal General de Estados Unidos, Jeff Sessions, encuentro en el que abordaron los esfuerzos impulsados de forma conjunta por ambas naciones para poner freno al crimen organizado transnacional y garantizar la seguridad en la región. 

En la reunión participaron el ministro de justicia y seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde; el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, y el secretario de gobernabilidad y comisionado presidencial para la seguridad ciudadana y convivencia, Hato Hasbún, así como la embajadora estadounidense en El Salvador, Jean Manes, y el fiscal adjunto de Estados Unidos, Kenneth Blanco. 

«El fiscal general de los Estados Unidos expresó la complacencia por el trabajo que se ha venido desarrollando de forma conjunta. Reconoció los progresos, los avances que se han tenido en materia de reducción de homicidios, reducción de la incidencia delincuencial y otros delitos», aseguró el ministro Ramírez Landaverde tras la reunión.

Señaló que fueron abordados los temas ligados al combate a las pandillas, la trata de personas y el narcotráfico «con énfasis» en el hecho de que deben ser esfuerzos de carácter regional basados en la cooperación. 

«También manifestó que el gobierno de los Estados Unidos desea ser aliado de ese proceso para El Salvador, de seguir apoyando para que los planes de seguridad logren la continuación de la reducción de homicidios y los delitos en general», agregó el ministro.

Por su parte, el canciller Martínez destacó que durante el encuentro hubo coincidencias en lo referente al combate de pandillas, el narcotráfico y el crimen organizado.

«El ministro Ramírez Landaverde compartió los detalles de cómo hemos ido reduciendo el número de homicidios -hasta llegar a un dígito- que lo hemos reducido en más de un 50%», informó el ministro de relaciones exteriores.

«Nos dedicamos a analizar cómo podemos incrementar la cooperación entre los Estados Unidos y El Salvador para el combate al narcotráfico, pero también, fundamentalmente, las pandillas, más concretamente a una de las pandillas principales, que es la pandilla que en Estados Unidos se está persiguiendo en este momento», agregó el funcionario.

Aseguró que este esfuerzo contempla la cooperación en el marco de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica, que impulsan Estados Unidos, El Salvador, Guatemala y Honduras, así como el compartir información sobre los delincuentes que operan de forma transnacional en estos países.

«La idea sería elevar ese nivel de información que se comparte, compartir también más tecnología y compartir los modus operandi que tienen estos grupos, tanto en Estados Unidos como en El Salvador, pero hay coincidencia plena de que se debe golpear de la manera más contundente posible a estos grupos criminales en ambos países, pero también en alianza con otros países como los del Triángulo Norte y México», detalló el canciller Martínez.

Destacó que la visita del fiscal Sessions al país significa un «reconocimiento del gobierno de los Estados Unidos, en sus diferentes ramas, por los esfuerzos que está haciendo El Salvador en el combate al crimen, al crimen organizado transnacional y a las pandillas». 

«Las últimas palabras, tanto del fiscal Sessions como del fiscal adjunto [Keneth Blanco], fueron prácticamente de reconocimiento, de desearnos que continuemos con los éxitos en el combate a los grupos criminales transnacionales y a las pandillas, y de compromiso de ellos para seguir apoyando el esfuerzo que realiza el gobierno de El Salvador», indicó el ministro Martínez.

conversaciones de facebook